Preguntas Frecuentes

La energía solar es aquella generada por el Sol. La radiación solar es captada a través de las células fotovoltaicas que componen los paneles solares, mediante un proceso llamado efecto fotoeléctrico donde son liberados electrones generando una corriente eléctrica , la cual es conducida hacia el inversor donde convierte esta energía eléctrica directa a energía alterna para el consumo convencional.

La energía solar es la fuente de energía renovable que más ventajas puede ofrecer, es por esto, que al instalar un sistema solar fotovoltaico se puede tener beneficios energéticos, financieros, tributarios y ambientales.

Existen tres tipos de SSFV, los sistemas interconectados a la red (OnGrid), los sistemas con respaldo de baterías (OffGrid) y los Sistemas híbridos que es una combinación de los dos sistemas mencionados anteriormente.

Este sistema se encuentra directamente conectado a la red eléctrica, por lo que se produce un intercambio de energía, es decir, el SSFV inyecta energía a la red (excedentes) cuando su generación supera el consumo y este a su vez extrae de la red la energía que necesite para suplir su consumo en horas de la noche o en días lluviosos.

Este tipo de sistema funciona de manera autónoma y es utilizado comúnmente en áreas aisladas ya que cuenta con un conjunto de baterías capaz de almacenar la energía generada y de esta manera utilizarla en cualquier momento.

El tiempo de instalación de un SSFV es de aproximadamente seis meses a partir de la firma del contrato. Este proceso se divide en la siguientes etapas: diseño, compras y adquisiciones de equipos, instalación estructural, de paneles solares y eléctrica, certificación RETIE, legalización ante el operador de red y puesta en marcha del sistema solar.

Se estima que el retorno de la inversión sea en un período aproximado de 2 a 5 años. Sin embargo, esto depende de cada proyecto.

Se puede aprovechar la energía solar para alimentar la zonas comunes de un edificio, más no se puede instalar para un apartamento en específico, ya que la cubierta pertenece a la copropiedad y no a los apartamentos.

Aunque se puede hacer la instalación, en la práctica es poco rentable. Lo anterior debido a que los sistemas solares fotovoltaicos financieramente es difícil trasladarlos y la retorno de la inversión suele superar la vigencia del alquiler.

Si el sistema instalado es interconectado a la red (OnGrid), este dejará de funcionar automáticamente debido a que los inversores se encuentran sincronizados a la red eléctrica convencional. 

Sí, seguirá generando energía, Sin embargo, el rendimiento de producción disminuye en comparación al de un día soleado debido a que los rayos del sol no impactan directamente a los paneles solares.

Si, un sistema solar requiere de mantenimientos especializados durante la vida útil del mismo. Se recomienda realizar anualmente un mínimo de dos inspecciones en donde incluya la limpieza de los paneles y revisión de las conexiones en el interior de los tableros, los inversores y el cableado, esto para comprobar el correcto funcionamiento de los componentes del sistema y evitar deterioros.

Sí, es posible almacenar energía generada por el sistema solar utilizando baterías. La energía acumulada se puede usar en la noche o cuando hayan cortes de energía. Este tipo de sistemas son usados generalmente en instalaciones aisladas (Sistemas OFFGRID).

Cuando un panel solar se encuentra total o parcialmente sombreado, reduce drásticamente su generación de energía. Además, esto también afectará al resto de paneles que se encuentren conectados originando posiblemente puntos calientes que deterioren físicamente al panel.

Para un sistema OnGrid (Interconectado) la energía generada que no es consumida se entrega a la operadora de red como excedentes de energía. Por otro lado, si el sistema es OffGrid (No interconectado) la energía es almacenada en baterías.

Si, esta es una de las muchas ventajas de los sistemas Solares Fotovoltaicos, su diseño flexible permite incorporar más capacidad de generación aumentando la cantidad de paneles y/o inversores del sistema.

Al generar tu propia energía con un sistema de paneles solares, dejas de consumir un gran porcentaje de energía de la red eléctrica convencional, lo cual permite reducir hasta un 90% del valor de la factura de energía eléctrica.

Un SSFV tiene una vida útil de más 25 años, momento en el cuál los paneles solares mantienen el 80% de la capacidad de producción que tenían el primer día.